Un mundo ¿feliz?

En el año 1932 Aldous Huxley  sorprende a la crítica de su época con la publicación de “Un mundo feliz”, en el cual profetiza un futuro muy poco halagüeño para la humanidad. En dicho futuro todos los procesos se han automatizado y precisamente la humanidad ha perdido su esencia como ser humano.  En el libro asusta la deshumanización que se produce en “su” futuro, llegando incluso al extremo de que desaparece la reproducción natural y los fetos desde el momento de su inseminación in vitro son mantenidos en frascos, desarrollándose según los deseos de lo que se quiere que sean como personas en el futuro, hasta que están “maduros” para su nacimiento.

Hoy en día asusta pensar cuánto se está acercando Huxley a esta “utopía”. Cierto que al menos de momento se mantiene la reproducción natural, pero la reproducción in vitro y el poder elegir ciertos rasgos de los hijos va ganando terreno, pues hoy en día, si quieres, puedes decidir si tienes un hijo rubio de ojos azules o moreno de ojos negros. ¡Y qué decir de la clonación! El poder para sacar una copia idéntica de otra persona, ¿de verdad no se utiliza? Vale que aun no hayamos llegado al extremo de que los fetos estén expuestos en botes en una estantería esperando a que llegue su momento, como si de un tomate en una tomatera se tratara, pero ¿sería posible llegar dentro de unos 50 años, por ejemplo?

El condicionamiento desde la cuna tampoco se produce, pero sí que hay diferencias en cuanto a educación dependiendo de donde decidas educar a tu hijo, pues hay colegios y colegios.

El sexo, al igual que en “Un mundo feliz”, se va convirtiendo poco a poco en un “todos con todos”, pues solo hay que pararse a escuchar a los adolescentes actuales para comprobar que les da igual hacerlo con una persona u otra, lo importante para ellos es practicar sexo y cuanto más, mejor.

¿El soma? Vivimos rodeados de soma. Vale que no es una pastillita como en “Un mundo feliz”, pero la publicidad, el fútbol, la telebasura, el alcohol, las drogas,… ¿Acaso con todo eso no tratan de tenernos contentos para que no pensemos? La gente “feliz” no da problemas, la infeliz sí. ¿Qué las drogas son ilegales? Serán en la teoría, pero no en la práctica, pues los gobiernos permiten su existencia, pues les interesa para tenernos atontados.

Así  que no seáis tontos y ¡despertad! No podemos dejar que nos manipulen a su antojo, que nos vayan dando zanahoria mientras ellos hacen y deshacen con nuestras vidas como quieren, ya que, al igual que en “Un mundo feliz”, solo les interesa que consumamos para hacerles a ellos más ricos mientras nosotros vamos siendo cada vez más pobres y más esclavos. No permitamos que nos den “Su mundo feliz”, no, construyamos cada uno “Nuestro mundo feliz”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Connect with Facebook

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.